Skip to content
May 1, 2010 / ICL

Inter-professional Dialogue | Diálogo interprofesional: EST (European Society for Translation Studies)

Obviously when you work daily as a freelance translator, you are often more involved with the praxis of translation and, therefore, translation theory can at times seem a distant part of the translation work reality.So I decided to pay a “virtual visit” to the current President of the European Society for Translation Studies (EST), Daniel Gile.

The EST is “an international society of translation and interpreting scholars […founded in Vienna, Austria, in September 1992]. Its activities are devoted to Translation Studies, the name now given in English to academic reflection and research around translation and language”.

Like famous linguist Noam Chomsky, Mr. Gile is a former mathematician, but is also a self-trained scientific and technical translator (since 1970), then ESIT-trained conference interpreter (since 1979) and currently an academic doing research and training into translation and interpreting.

For more information about him, you can visit his website (in French, here).

Furthermore, an online interview of him (in French, spoken) about various questions related to translation theory is available here.

————————————–

1) Are there too many translation associations, something which may have indirectly helped “weaken” the relevance of each of these associations to promote a stronger image of the translation profession?

EST is about research into translation, not about translation as a profession.

With respect to professional translators’ associations, though I am not an expert, I believe there aren’t too many. Each country, each branch of the profession may require specific efforts to defend it.

2) Translation theory: a mere academic “luxury” nowadays in a world where technological tools seem to be the ones shaping more and more the praxis of translation?

There are technological tools, but translation is still human, and even when using technology, translators use their brain. It is important for us to know more about the human processes, both in terms of brain activity and in terms of practices, in order to seize any available opportunity to improve training, and perhaps practice as well, though we are still very far from such practical applications.

Translation has been around for centuries, and translation research for a few decades, with a small infrastructure as compared to the infrastructure available for many other disciplines, so it will take time before we can hope to catch up with what is already known intuitively.

Be it as it may, the cost of translation theory to society is low, so it is not really “luxury”, and the “social” benefit of the very existence of academic research on translation (recognition of the [translation] activity as worthy of investigation, recognition of a higher status for translators) is not to be neglected.

3) According to “traditional translation theory”, should specialized translations be assigned only to the corresponding experts or can generalist translators, assuming they are basically linguists, carry out such translations (obviously with the help of either the corresponding experts or of thoroughly prepared glossaries)? For example, today it is more common to find, in institutions like the European Union, a mixture of professional fields such as “lawyer linguist”.

There is no such thing as “traditional translation theory”. There are theories, there are ideas, we are still investigating. Many translators specialize in the course of their work without having had previous training in [a] field, and it is not clear that they are not as good as former specialists in the field.

Clearly, those who have previous training in a specialized field (lawyers, engineers, medical doctors) have better baseline knowledge, but they are not necessarily better equipped to deal with [translation] reformulation problems, and they need to update their knowledge as well.

4) Is translation education always behind the technological developments applied in the “translation business” ? [By “translation business” I mean mostly translation companies, such as translation multinational companies or even translation agencies.]

[NOTE: answer modified on May 2, 2010, as requested by the interviewee.]

Basically, there is a lag between what happens in the field and classroom practice, which trains students for the field. Moreover, training institutions are under budgetary constraints and cannot experiment with new technology as soon as it appears in the field. So it stands to reason that industry should be ahead of them in terms of technology.

What may be the most important question is whether training given by training institutions in the use of technology is good enough for young translators to be able to adapt to its actual use in the field. I know of some programs where it is not, and I am familiar with some programs where new technology is taught, but I am sure graduates always need some time to adapt to technology they encounter in the field.

5) Is the translation industry [meaning the translation business companies] the one really leading the progress of translation work in regard to how the translation process is carried out in everyday work?

They determine, to a non-negligible extent, the way translation is done.

They tend to impose low rates and rapid delivery, none of which are conducive to improved quality. They also tend to impose the use of translation memory (often for economic reasons, though sometimes for the sake of standardization), which does not generate “progress” per se, especially if such technology is an excuse to pay even lower rates and demand even shorter delivery cycles.

6) How do you envision the future of translation as it stands today?

Do you have a crystal ball for me to use in answering your question? :-)

Technically, I think translation will remain in the hands of human translators, as opposed to automatic translation, for a long time to come.

There may well be more help from technology, and for economic reasons, some translations will be done automatically.

Also, if English continues to dominate, many documents which are translated now may cease to be translated and will just be written in English, but there will always be a need for human translation in some sectors, in particular in the literature, in the media, for films (dubbing/subtitling).

Socially, to me the main issue for translators now is to have their professional occupation acknowledged as such, not as a subsidiary activity any “bilingual” can engage in.

On this basis, they should be able to fight for decent compensation for their work. What will happen economically is anybody’s guess.

Obviamente cuando se trabaja a diario como traductor autónomo, se suele estar más metido en el aspecto práctico de la traducción y, por tanto, la teoría de la traducción puede a veces parecer algo lejano a la realidad del trabajo de traducción.Así que decidí hacer una “visita virtual” a la asociación EST (sigla del nombre de la asociación en inglés, European Society for Translation Studies) y a su actual presidente, Daniel Gile.

La EST es una “asociación internacional de académicos de la traducción y la interpretación […fundada en Viena, Austria, en septiembre de 1992]. Sus actividades están relacionadas con los estudios sobre la traducción[…], la reflexión académica y la investigación sobre la traducción y el lenguaje [estudios que en español reciben el nombre de “traductología”].

Al igual que el famoso lingüista Noam Chomsky, David Gile fue anteriormente matemático, pero además es traductor científico y técnico (desde 1970). También recibió formación como intérprete de conferencias en la Universidad de París (Escuela Superior de Intérpretes y Traductores). Actualmente es académico dedicado a la investigación y a la formación sobre traducción e interpretación.

Más información sobre David Gile en su sitio web (en francés, aquí).

También está disponible en otro sitio web una entrevista suya (en francés, grabada, aquí) sobre varias cuestiones relacionadas con la teoría de la traducción.

————————————–

1) ¿Existen demasiadas asociaciones relacionadas con la traducción, algo que podría haber indirectamente contribuido a “debilitar” la relevancia de cada una de dichas asociaciones a la hora de promover una imagen más fuerte de la profesión de traductor?

La EST es una asociación que tiene que ver con la investigación de la traducción, no con la traducción como profesión.

En relación con las asociaciones de traductores profesionales, aunque no soy un experto al respecto, creo que no hay tantas. Cada país, cada ramo de la profesión puede requerir esfuerzos específicos para su defensa.

2) Teoría de la traducción: ¿un mero “lujo” en los tiempos que corren, en que las herramientas tecnológicas parecen ser, cada vez más, las que moldean la praxis de la traducción?

Existen herramientas tecnológicas, pero la traducción sigue siendo humana y, aún cuando se utilice la tecnología, los traductores utilizan su cerebro. Es importante para nosotros obtener conocimientos sobre los procesos humanos, tanto en lo que respecta a la actividad del cerebro, como a la práctica de la traducción, a fin de aprovechar cualquier oportunidad que se presente para mejorar la formación y también la práctica, aunque aún estamos lejos de lograr tales aplicaciones prácticas.

La traducción ha existido durante siglos y la investigación sobre la traducción durante unas pocas décadas, con una infraestructura pequeña en comparación con la infraestructura con que cuentan otras disciplinas, así que llevará aún algo de tiempo hasta que podamos llegar a alcanzar el mismo nivel de lo que ya se conoce de manera intuitiva.

En cualquier caso, el coste de la teoría de la traducción para la sociedad es bajo, así que no es realmente un “lujo” ni ha de trivializarse el beneficio social que aporta la propia existencia de la investigación académica sobre la traducción (el reconocimiento de la actividad [de la traducción] como digna de investigación, el reconocimiento de un estatus más alto para los traductores).

3) Según la “teoría tradicional de la traducción”, ¿deberían las traducciones especializadas ser asignadas solamente a los correspondientes expertos o pueden los traductores generalistas, dado que básicamente son “lingüistas”, llevar a cabo dichas traducciones (obviamente con la ayuda de los correspondientes expertos o de glosarios debidamente preparados)? Por ejemplo, hoy en día es más común encontrar, en instituciones como la Unión Europea, una mezcla de campos profesionales como “jurista lingüista”.

No existe lo que se dice una “teoría tradicional de la traducción”. Existen teorías, ideas, una investigación continua. Muchos traductores se especializan durante el curso de su trabajo sin haber tenido una formación en un campo y no está del todo claro que no puedan ser tan buenos como los especialistas de ese campo.

Está claro que quienes hayan tenido formación en un campo especializado (abogados, ingenieros, médicos) tienen una mejor base de conocimientos, pero no están necesariamente mejor equipados para tratar con los problemas de reformulación que plantea la traducción. Además, necesitan mantener actualizados sus conocimientos.

4) ¿Va la educación sobre la traducción siempre retrasada en relación con los desarrollos tecnológicos aplicados en el “negocio de la traducción”? [Por “negocio de la traducción” me refiero principalmente a las empresas de traducción, como multinacionales de la traducción o agencias de traducción.]

[NOTA: respuesta modificada el 2 de mayo de 2010, a petición del entrevistado.]

Básicamente, existe un retraso entre lo que ocurre en el trabajo de campo y la práctica en las aulas, donde se imparte la formación del trabajo práctico. Es más, las instituciones que imparten esa formación suelen tener limitaciones de presupuesto y no pueden experimentar con las nuevas tecnologías en cuanto estas aparecen en la industria. Por tanto, es razonable suponer que la industria va por delante de la formación en lo que respecta a la tecnología.

Tal vez la cuestión más importante es si la formación sobre las tecnologías impartida por las instituciones educativas es lo suficientemente adecuada para que los traductores jóvenes sean capaces de adaptarse a su uso real en el trabajo práctico. Sé de algunos programas de formación en que este no es el caso y estoy familiarizado con otros programas de formación en que se enseñan nuevas tecnologías, pero estoy seguro de que los estudiantes que se gradúan siempre necesitarán algo de tiempo para adaptarse a la tecnología con la que trabajarán a nivel práctico.

5) ¿Es la industria [“el negocio”] de la traducción la que realmente lidera el progreso del trabajo de traducción en lo que respecta a cómo se lleva a cabo el proceso de traducción a diario?

Sí que determina, hasta un punto que no se puede negar, la forma en que se lleva a cabo la traducción.

Intenta imponer tarifas bajas y rapidez (plazos cortos de entrega), lo cual no conduce a una mejor calidad. También intenta imponer el uso de memorias de traducción (generalmente por motivos económicos, aunque a veces por motivos de uniformidad de la traducción), lo cual no genera “progreso” propiamente dicho, sobre todo si dicha tecnología es una excusa para pagar tarifas aún más bajas y exigir ciclos de plazos de entrega aún más cortos.

6) ¿Qué visión tiene del futuro de la traducción tal y como está hoy en día?

¿Hay alguna bola de cristal que pueda usar para responder a esta pregunta? :-)

Técnicamente hablando, creo que la traducción seguirá, a muy largo plazo, en manos de los traductores humanos, contrariamente a la traducción automática.

Puede que se obtenga más ayuda de la tecnología y que, por motivos económicos, algunas traducciones se hagan de forma automática.

Asimismo, si el idioma inglés mantiene su predominio, muchos documentos que actualmente se traducen dejarán de traducirse y se escribirán solamente en inglés, pero siempre habrá necesidad de la traducción humana en algunos campos, concretamente en la literatura, los medios, las películas (el doblaje y el subtitulado).

Desde el punto de vista social, para mí la cuestión más importante para los traductores es que su profesión sea reconocida como tal y no como una actividad sucedánea que cualquier persona “bilingüe” puede llevar a cabo.

En ese sentido, los traductores deberían luchar por una compensación digna de su trabajo. Lo que ocurra a nivel económico es algo que nadie puede adivinar.

 

Advertisements

7 Comments

Leave a Comment
  1. Pablo Muñoz Sánchez / May 1 2010 13:12

    Interesante entrevista. ¡Gracias, Ivette! :)

    • ICL / May 1 2010 13:22

      Hola :-)

      Qué majo, como siempre, Pablo.

      Gracias a ti por visitar.

      Un abrazo,

      Ivette

  2. melusines / May 27 2010 10:55

    Interesting article.
    I wonder what will happen when mindreading will be widely available.
    It is moving ahead as shown on http://www.youtube.com/watch?v=Cwda7YWK0WQ

    • ICL / Jun 7 2010 23:34

      Thanks for your visit.

      Sorry for just having realized your message’s approval was pending. Somehow your message was archived in the spam area, so I had not seen it.

      Greetings,

      Ivette

Trackbacks

  1. Tweets that mention Inter-professional Dialogue | Diálogo interprofesional: EST (European Society for Translation Studies) « Lapsus translinguae | translation/traducción -- Topsy.com
  2. Weekly favorites (Mar 12-18) | Lingua Greca Translations

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: